lunes, 22 de marzo de 2010

IN MEMORIAM



2 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Un haiku con mucha armonía.
El final de todos es ese, el reencuentro con la naturaleza, que no es un mal final.
Un saludo.

Mercedes dijo...

No solamente no es un mal final, si no un hermoso comienzo... Eso sí que es de verdad, la vida eterna.

Gracias por pasarte por aquí y dejar tu comentario.

Saludos.