jueves, 11 de noviembre de 2010

HAIBUN "LUZ DEL ALBA" POR KOTORI



LUZ DEL ALBA

Hace ya tres días que se repite el ritual. Cuando apenas el sol comienza a entibiar el estrechito valle berciano donde me encuentro, una garza real sale de la umbría del bosque empapado de lluvia nocturna y se posa en la misma rama del aliso que extiende su copa sobre el curso del río truchero que sonoro y manso a la vez, deleita con su frescor.


Un poco más tarde y de uno en uno, van apareciendo enormes grajos que, en un aparente orden consensuado, se aferran a una rama del único álamo seco que hay cerca.
Me sorprende el contraste de su negrura que brilla tornasolada, con el blanco de la madera seca y allí se quedan un ratito, junto el manzano cargado de frutos ya casi maduros que pintan entre el rojo y el verde. De pronto me llega sin remedio, la intemporalidad de un "dejá vu"...



Manzanas verdes;
no detiene su paso
el peregrino.



Obedeciendo a una razón que desconozco o simplemente porque las cosas pasan así, sin más, la garza echa a volar, volviendo al bosque del que salió y los grajos se desparraman cada uno por un lado lanzando sobre el valle sus potentes graznidos.



¡Echa a volar!
la lluvia de las hojas
gotea en el río.



Fdo.: Kotori

4 comentarios:

Josefa dijo...

Maravilloso!!!
Un beso.

MERCEDES PÉREZ "KOTORI" dijo...

Tú sí que eres maravillosa Josefa!!!!

Otro beso para tí.

Alberasan dijo...

Muy bonito, chica de la Sierra. Escenas que de por sí ya dan por bien empleadas unas vacaciones. Compruebo que le estás tomando gusto a la prosa y se nota para bien. En particular, el último haiku le queda ni que pintado para el haibun, enhorabuena.

PDMuchas muchas muchas gracias Mercedes. Sé que lo que he conseguido no es más que una anécdota. La gran alegría sois vosotros. Por favor, si puedes, da la gracias en mi nombre en el rincón y un abrazo especial para mi primo-hermano Luis, entre todos me habéis emocionado.

Alberasán

MERCEDES PÉREZ "KOTORI" dijo...

Alberasan, hecho está.

Tenemos un pais hermosísimo y las vacaciones han sido maravillosas. Pateando montes, bordeando acantilados hemos llegado a sitios increibles. Hemos comido buenas viandas y bebido buenos caldos... y el trato con los paisanos, el mejor postre.

Gracias a tí. Tengo ganas que llegue el momento para veros a todos.

Un abrazo, Mercedes.