sábado, 26 de febrero de 2011

UN HAIKU DE MI NIETO RODRIGO 5 AÑOS

DIBUJO Y HAIKU DE RODRIGO SAURA



Ruido de pájaros;
un montón de mariposas
por la hierba.



Rodrigo

8 comentarios:

MAR SOLANA dijo...

¡Ayyy... qué rico es tu niño, Merce, jejeje:) y qué sensibilidad!

Os felicito porque creo que tenéis a un verdadero artista en ciernes que ya apunta maneras; aunque... ¡de casta le viene al galgo! Con esa abuela :) ¡no me extraña que Rodrigo sea ya todo un haijín de primera!!

Muchos besos... espero que estés mucho mejor.

Juan Carlos Durilén dijo...

Mercedes:
Esa pureza perceptiva es la que debemos preservar los que pretendemos ser haijin; esa diafanidad sin dejar de ser adultos. Y esa ternura.
Gracias. Te felicito por ese nieto.
¡Preciosa toda su composición!
Mi cariño para él y para ti.

Un beso.

Mª Angeles y Jose dijo...

Felicitalo de nuestra parte, es precioso.

Besos

mercè dijo...

tierno i bello.
un equilibrio perfecto en la composición del dibujo, y hacerlo a los 5 años, EXTRAORDINARIO !!
el haiku, estupendo, en consonancia con el dibujo.

felicidades a los dos.
un abrazo.

Elsa dijo...

¡Cuánta ternura! Preciosos, el dibujo y el haiku.

Besos a los dos. Elsa

Juan Carlos Moreno dijo...

Merecedes¡¡precioso!!


ya quisieran muchos mayores poder escribir un haiku como éste

La esencia de la belleza en el haiku está en los ojos con que un niño mira lo que le rodea

Estarás superorgullosa

Un Abrazo
Juan Carlos

Jose Luis dijo...

No dirán trinos, ni gorjeos, ni cantos, ni silbos, no... Los pájaros meten una bulla que pa qué!! De ahí que las cosas son como digan los niños que son: RUIDO de pájaros. Y, por si nos quedaba alguna duda a los pobres adultos, va y nos lo refriega ante los ojos con el contraste silencioso de las mariposas y la hierba... Ahí es nada.


Salud,

JL

MERCEDES PÉREZ "KOTORI" dijo...

Amigos y amigas... como imaginaréis, se me cae la baba con mi nieto y vuestros comentarios. Sí que me sorprendió la naturalidad y la rapidez con la que captó el momento. Sin explicaciones ni nada supo encontrar intuitivamente en un pis pás, esa especie de tensión interna que hay en el haiku. Jose Luis lo ha explicado bien... Toda una lección que me dió este precioso nieto al que adoro.

Un abrazo y gracias por pasaros y comentar.

Mercedes.