miércoles, 16 de mayo de 2018

LA CHOZA DEL HAIJIN 俳人の山小屋 EL CAMINO DEL SUFRIMIENTO por Mercedes Pérez


LA CHOZA DEL HAIJIN
俳人の山小

EL CAMINO DEL SUFRIMIENTO por Mercedes Pérez



SHIKI  Masaoka, EL POETA DOLIENTE

No creo que nadie, a priori, elija el dolor y el sufrimiento como fuente de inspiración para alimentar su creatividad. Pero lo que sí que observo es que en numerosas ocasiones, la creatividad  ha servido como válvula de escape para aquellos seres que, padeciendo un sufrimiento emocional,  físico, o espiritual, encontraron en el arte la posibilidad de materializar aquello que les torturaba, sacándolo de dentro y pariéndolo al mundo para así mitigar algo su dolor, compartiéndolo.
Son infinitas las biografías de artistas de toda índole que están marcadas por la sordidez, la marginalidad, las adicciones, la enfermedad.  Y parece que cuanto más se sufre, mejor es resultado de lo que se crea.

Shiki Masaoka (1867 -1902) pasó gran parte de su vida marcado trágicamente  por la tuberculosis. De hecho, el sobrenombre que adoptó como escritor fue el de 子規  Shiki , que significa “ hototogitsu”, haciendo referencia al cuco, pájaro poético por excelencia que impregna el alma de melancolía con su canto. Según la leyenda japonesa,  al cantar desgarra sus pequeños pulmones, sangrando.

No sé si es lícito o no que en el haiku la condición personal del haijin marque claramente su obra. Parece inevitable, al fin y al cabo el haijin es humano y, aparte de sentidos, tiene sentimientos.

Supone un gran reto evitar contar en un haiku tu historia íntima, esa que te hace sufrir y provoca tus desvelos. El haijin sabe, o debería saber, que el haiku no es el lugar para hacerlo. Porque su dolor, su enfermedad, por muy duro que parezca, no es el objeto del haiku.  

Creo que Shiki consigue superar el reto con mucha dignidad, logrando mantener a raya a ese “yo doliente”. Es posible que en ocasiones en sus haikus, sobre todo por la temática que llama su  atención,  resuene el sufrimiento. Pero ¿acaso podemos evitar que el laúd otorgue su color musical a lo que se  interpreta a través del tañido de sus cuerdas? Y qué menos que aceptar que esto sea así, aunque sólo sea por pura compasión ante el sufrimiento de un semejante.


ぬれ足で雀のありく廊下かな

Nureashi de
suzume no ariku
rôka kana

Andando con sus patitas mojadas,
el gorrión
por la terraza de madera



古壁の隅に動かず孕蜘蛛

Furukabe no sumi ni ugokazu harami-gumo

En la esquina de una vieja pared,
sin moverse,
una araña inflada de crías



手の内に螢つめたき光りかな

Te no uchi ni
hotaru tsumetaki
hikari kana

¡Qué fría la luz
de la luciérnaga
dentro de mi mano!



Mercedes Pérez para ERDH 2018

·         Haikus extraídos del Blog de Vicente Haya El Alma del Haiku.


lunes, 7 de mayo de 2018

VEINTICINCO HAIKUS INÉDITOS DE KOTORI PARA LA REVISTA GONG 2018




 fotokotori

VEINTICINCO HAIKUS INÉDITOS DE KOTORI PARA LA REVISTA GONG
PRIMAVERA 2018




el olor de la leña...
una nube tapando
la Estrella Polar

hojas secas...
hojas húmedas...
los pasos en el hayedo


flores de encina
empapadas de lluvia...
senda sin huellas



en el silencio
que deja el pájaro
se abre una piña



otro que rechaza
la perra del suicida...
viento solano



nieva sin cuajar;
el cortejo de un palomo
bajo los pinos



del tocón del roble
hacia la lluvia
vuela un milano



un muñeco de nieve
sin acabar...
la orilla del bosque



viento que trae lluvia...
las flores rosadas
de los almendros



represa sin agua;
un hombre en la umbría
caza mariposas



huellas de dedos
en las ciruelas del canasto...
viento de tormenta



en la brisa del Este
el canto de dos ranas...
zarzal en flor



buscando el sol
el cardumen de renacuajos
cambia de formas



del agua verde
emerge un galápago;
el vuelo de la libélula



un sendero al pesebre...
las pezuñas desmenuzan
el musgo helado



en la huerta se acicalan
dos gatos negros...
fría neblina



un remolino de polvo
entra en el establo...
luz de invierno



huele a lluvia;
en el fardo de heno
la piel de una culebra



se extingue en la retama
el vuelo azulado
de un saltamontes



del arroyo al aliso
chorreando gotitas
un ruiseñor



un cielo de nieve...
la anciana ensimismada
tararea un copla



la araña rubia
vuelve a tejer en los cactus...
viento sureño



una franja de sol...
la gata hecha un ovillo
sobre las hojas



camino a casa...
dejar que las hojas
tomen la delantera


la tibieza de sus plumas...
qué poco pesa
el mosquitero



nubes de paso...
del pajarillo en vuelo
cae una sámara



Mercedes Pérez "kotori" para la revista Gong primavera 2018

ENTREVISTA PARA LA REVISTA DE HAIKU FRANCÓFONA GONG



ENTREVISTA PARA LA REVISTA DE HAIKU FRANCÓFONA GONG

Isabel Asunsolo entrevista a Mercedes Pérez "kotori"

- Cómo y cuándo descubriste el haiku ?

El haiku como poema lo “descubrí” hace unos once años en un libro llamado “El árbol de los haikus “  de Albert Liebermann ed. por OCÉANO AMBAR. Seguro que habría leído antes algo sobre este peculiar poema, pero no debía estar preparada para recibir el impacto que produce el haiku cuando te toca y te da un vuelco el corazón. Para el haiku hay que estar preparada, como la tierra para recibir la semilla. Además en ese mismo libro descubrí algo definitivo para mí: el enlace a la web de El Rincón del Haiku, en cuyo foro me inicié en el haiku-dô. Ahí escuché hablar de Vicente Haya y comprendí que sus enseñanzas sobre haiku eran las que me llegaban de verdad al estar impregnadas, no solo de conocimiento directo en la fuente del haiku,  sino  además de algo más intuitivo y ancestral en lo que me reconocí inmediatamente.


- Qué temas te inspiran ?

La Naturaleza es el lugar donde se nacen la mayoría de los haikus que escribo. Me detengo ante los seres que en ella habitan, incluidos las piedras, los elementos, los humanos, etc. Es esta una de las condiciones especiales por la que me atrapó el haiku: que hasta los seres más insignificantes, tienen su lugar en él. Hay otras también, como por ejemplo, el significado espiritual profundo de conexión con lo inefable que ofrece el haiku en su sencillez y brevedad.

Qué autores son importantes para ti ?

Si te refieres a los japoneses, todos son importantes, porque de todos se aprende, aunque me identifico más con el sonido que nos dejan los haikus de Buson, Shiki, Santôka, Nishiguchi Sachiko, Bashô en el grueso de su obra.  Pero no olvidemos que Issa tiene joyas magistrales y muchos otros haijines tienen haikus excepcionales que me emocionan también profundamente. En castellano u otros idiomas, podría decir lo mismo, pero me decanto sin duda por el haiku de haijines como Constantín Dimitrov, Félix Arce, Maria Victoria Porras, Alfredo Benjamín Sancho, Lucrecia Linares, Xaro Ortolá, Cindy Zackowitz  y un largo etc de nuevos haijines que están surgiendo.

- Por qué escogiste el pseudonimo "Kotori" ?

Porque me encantan los pájaros, como a mi padre, que me enseñó a identificarlos. Además, mi madre me contaba que de pequeñita tenía mal comer y se ponía en la ventana a enseñarme los pajaritos. Yo me distraía con ellos y mi madre aprovechaba para darme la comida. De alguna forma es un homenaje a todos ellos: a mis padres y a los pajaritos.

- Me he fijado que tus haikus suelen ser sobre el campo y, sin embargo, vives en Madrid... Acaso la ciudad no te inspira ?

Ahora vivo entre un pueblo de Cantabria que se llama Arenillas de Ebro, y  Madrid, pero en un pueblo de su provincia. En 1981 nos trasladamos al campo, a la Sierra Madrileña y no he vuelto a pisar la ciudad  para vivir en ella. Voy de tarde en tarde, cuando no me queda más remedio, y casi siempre por motivos culturales. Además me dediqué profesionalmente a la agricultura ecológica en el valle de la Vera, Extremadura y en Valencia. Así que el campo y los pueblos son mi fuente de inspiración porque vivo en ellos. Si no fuera así, no podría escribir haikus. Mi aspiración personal es vivir en un haiku y desde mi punto de vista, la ciudad, por desgracia hoy por hoy, está demasiado lejos de ser el espacio propicio donde el haiku habite cómodamente, aunque seguro que hay rincones en el que sobrevive.

Y tu vida cotidiana ?

Con la crisis económica que hemos vivido en España, tuve que cerrar la librería con la que me ganaba la vida. De eso hace ya ocho años. No he encontrado trabajo remunerado, pero me he adaptado, no sin dificultad, a la nueva situación. Afortunadamente siempre estoy ocupada y activa. Estoy agradecida, porque a pesar de esas dificultades, puedo decir que soy una privilegiada.

- Qué actividades tienes en torno al haiku ?

Colaboro siempre que me lo solicitan con la Gaceta Hojas en la Acera y “trabajo”altruistamente (porque no cobramos personalmente nada, ya que el curso se paga a través de una donación a ONGs) en la Escuela de Haiku Makoto dando cursos on-line sobre haiku. La Escuela se fundó en 2010 y va poco a poco asentando sus bases. Estamos contentos con los resultados. Por si alguien tiene interés en visitarla,  dejo el enlace:




- Te parece que el haiku puede servir para denunciar actos, situaciones, etc
(sé que no te gustan las estelas de los aviones ;-))

No estoy de acuerdo en utilizar el haiku para hacer proselitismo por muy honrosa y justa que sea la causa. Otra cosa es que al escribir un haiku de lo que veo, se cuelen “cosas” que están ahí, de las que soy testigo. Pero en todo caso, prefiero no poner mis sentimientos por mucho que me indignen las tropelías humanas en la Naturaleza o las injusticias sociales que parecen cobrar fuerza conforme afianza en el mundo un tipo de economía feroz y depredadora que no se detiene ante nada, ni siquiera ante la amenaza de acabar con los recursos naturales y por ende con la vida humana en este planeta.

- Escribes otras cosas ?.......

Cosas como haibun o artículos para mis blogs, pero casi siempre tienen sabor a haiku o son sobre ecología o espiritualidad.

- Háblanos un poco de ti, otras cosas de tu vida, profesión, etc.

Poca cosa que no haya dicho ya. Nací en  Madrid en 1960 y por mi carácter, he solido ir contracorriente. Soy autodidacta en la mayoría de las cosas a las que me dedico y además tengo una personalidad polifacética, algo que no es muy fácil de llevar por aquello de tener la sensación de ir dando tumbos. Como ya he comentado, me he dedicado profesionalmente a la Agricultura Ecológica, a las terapias energéticas y a la gerencia de una librería en Madrid. Me gusta muchísimo la fotografía,  la Naturaleza y  la escritura, así que era cuestión de tiempo que el haiku apareciera en mi vida y formara irremediablemente, parte de ella.
He participado en varios libros y publicaciones sobre haiku y hace poco publiqué en solitario, en la colección Haibooks,  el libro “Como si nada”, cuya recaudación íntegra para a parar a la revista HELA.

Ahora que me detengo a pensar en ello gracias a esta entrevista, compruebo con asombro y alegría que el haiku se ha convertido, poco a poco, en un eje sobre el que gira mi vida mansamente, proporcionándome como si nada, la armonía y el sosiego que necesito para vivir en un mundo que a veces se me antoja muy cuesta arriba.

Un saludo y gracias por contar conmigo.

Mercedes Pérez para la revista GONG primavera 2018


















domingo, 8 de abril de 2018

LA CONTEMPLACIÓN A TRAVÉS DEL HAIKU por VICENTE HAYA. NUEVO CURSO DEL 1 AL 3 DE JUNIO EN VALENCIA




LA CONTEMPLACIÓN A TRAVÉS DEL HAIKU por  VICENTE HAYA

Quisiera compartir con los amantes del haiku el material inédito que conforma el último libro que en breve pondré en manos de la editorial Kairós para su publicación. Este material inédito me permite dar un nuevo curso de iniciación al haiku al que puedan asistir, tanto a los alumno que llevan siguiendo mi docencia desde el 2002, como alguien que no me haya escuchado nunca. En este curso de iniciación al haiku japonés, voy a centrarme en la contemplación a través del haiku. Y voy a explicar desde el principio qué es el haiku, pero desde el punto de vista de la Mística y con ejemplos nuevos. La contemplación es la clave del progreso del haijin. Hay muchos poetas de haiku que, tras unos años de práctica, se estancan, no saben de lo que escriben, qué es bueno y qué es malo.  Acceden a páginas web donde se vota por mayoría la calidad de los haikus y, junto con los halagos, sólo consiguen confundir al autor. Un autor de haiku es un instrumento, capaz de tocar música, pero incapaz de oírla. Deben ser los demás los que le digan si está desafinado o no. Por eso, lo primero que haremos en este curso es que, junto con la matrícula del curso, se le estregará a la persona responsable del de la matrícula tres haikus. Los mejores tres haikus que el alumnos/a considere que ha escrito en su vida. Esos haikus se me entregarán a mí, firmados, para saber antes de la primera clase, qué tengo delante y por dónde afinar en la enseñanza. Nada más. Os espero encantado a los que queráis venir.

Vicente Haya