sábado, 31 de julio de 2010

CRONICAS DE UN VIAJE SOÑADO. ADIÓS A NAGASAKI


FOTOKOTORI


Nagasaki, miércoles 10 de marzo de 2010.
Año 22 de la Era Heisei

Hoy es un día triste. Dejo Nagasaki , rumbo a Kioto para ya volver a casa, a esa casa que está tan lejos de aquí y de la que sobre todo añoro mis seres queridos y poco más….

Hace un frío horrible y ha comenzado a nevar. Nieva tanto y tan de golpe que el tren de alta velocidad que nos traslada, se ve obligado a aminorar la marcha y detenerse a mitad de camino, cosa bastante insólita, según dicen, para la shinkansen*. No me importa… estoy encantada mirando por la ventanilla intentando fijar a fuego en mi retina este paisaje que se me escapa a tanta velocidad y que no quiero olvidar nunca, jamás. Quiero que prenda en mí con la suficiente fuerza para que vuelva a llamarme aunque esté lejos y pueda escuchar su llamada para regresar de nuevo a estas tierras y a estas gentes.

¡Qué curioso ver las barcas varadas en la orilla del mar, con la nieve acumulándose sobre ellas! Nunca había visto nevar cerca del mar. La nieve resalta con un brillo especial sobre la negra arena volcánica que forman las playas por donde vamos pasando.

Día de partida.
Sobre el limo nevado
unas barcas

Al otro lado de la vía, se extienden los campos de semilleros de arrozales que a estas alturas ya están brotados y son de un verde tierno e intenso que comienza a doblegarse bajo el peso de la nieve. Una nieve que también cubre los cementerios que aparecen como salidos de otro mundo en medio de estos campos de verdes cultivos.

Aquí detenidos, en medio de la Nada, con el mar a un lado , los arrozales a otro y con la nieve cubriéndolo todo. .. el cielo, la tierra… Los colores comienzan a desaparecer ¿Y si la nieve no cesa y nos cubre y desaparecemos también bajo ella, para siempre?

Camino a Kioto
la nieve cuajando
en los arrozales

Pero al fin, el temporal de nieve amaina y llegamos a un Kioto en el que luce el tibio sol de marzo.


Fotografía, texto y haiku Mercedes Pérez "Kotori"


3 comentarios:

Peregrina dijo...

Me sorprende la capacidad de viajar contigo en ese tren...a traves de tu prosa,

que nace del interior y transmite las sensaciones de viaje...de despedida ...de querer gravar en tu ser todo lo que has vivido tan intensamente en este viaje exterior pero sobre todo interior...
Es un deleite leerte.

Un abrazo

Toñi タンポポ dijo...

Maravilloso, Mercedes. Me llega el frío, la nieve, la desazón de la partida, la nostalgia.

Un beso.

Elsa dijo...

Mercedes, me gusta el tono intimista de tus escritos. Haces que me lleguen las sensaciones que describes. Muy hermoso.

Un beso.
Elsa